Jane Eyre – Charlotte Brönte [16/50]

jane eyre

Para compensar un poco el tiempo sin publicar, en lugar de mi corta reseña del libro, les traigo una entrada un poco más larga.

Mi encuentro con el libro

Este libro tuvo varias razones para convertirse en una de mis lecturas de este año. Primero, la película (de 1996) y el comentario de que estaba basada en un libro me hizo interesarme en la historia, pero no tanto como para investigar a su autor. Aunque me hubiera gustado no conocer la historia antes de leerla, así podría haber disfrutado de la sorpresa sobre los personajes.

Posteriormente, leí Cumbres Borrascosas. Una novela que me cautivó por su estilo y temática. La edición que yo leí tenía un prólogo de los pocos que me alegro de haber leído. En él encontré un resumen de la vida de las hermanas Brönte, Emily, la autora de Cumbres Borrascosas y Charlotte, de Jane Eyre. Advertida de que sus novelas fueron espejos de sus vidas, Jane Eyre se volvió parte de mis libros a buscar en cuanta librería visitara. Al fin, la encontré de segunda mano en su idioma original. Sin embargo, aún tuvo que aguardar en mi librera por algún tiempo.

En los últimos meses, mi gusto por los webcomics y mi constante búsqueda por una nueva lectura me condujo a Deviantart. Allí me encontré con un comic muy gracioso sobre los compositores clásicos. Quienes conocen DA saben que al añadir a una artista entre tus watches te anuncia todas sus actualizaciones y fue así que descubrí que también estaba publicando una vieja historia ilustrada que era su versión de Jane Eyre. Le di una ojeada y me gustó la adaptación, pero conforme llegaron las últimas actualizaciones me di cuenta de algunos personajes y situaciones que no reconocía del filme que había visto. Esto picó mi curiosidad y al fin decidí introducirme en el libro.

Mi experiencia en la lectura
Fue un libro bastante tortuoso, aunque se lo atribuyo en su mayoría al inglés antiguo. Acostumbrarme a algunas palabras que actualmente tienen otro significado (por ejemplo, aparecía constantemente la palabra “gay” que significa alegre, animado) y detenerme a descifrar fragmentos en francés de la pequeña Adele. La otra parte se la atribuyo a mi conocimiento de la historia, aunque eso no me afectó en otras lecturas.

Los primeros capítulos son dedicados a su niñez, una época muy difícil para la protagonista y llena de tragedias que luego la convertirán en una mujer fuerte a pesar de su fragilidad física. La narración es muy cruda desde el inicio. Afortunadamente, el episodio se termina justo antes de comenzar a ponerse tedioso.

El cambio de edad y ambiente favorece a la protagonista y su historia. Aunque al inicio su nuevo hogar es tan frío y casi tan sombrío como el lugar donde creció, la diversidad de personajes brinda un agradable interludio hasta la introducción del protagonista masculino de la novela. Edward Fairfax Rochester. (Por cierto, no tengo idea de la razón por la que el segundo apellido es el paterno y por el cual siempre es llamado. ¿Alguien sabe?)

Mr. Rochester es la antítesis de todo galán de novela romántica. Estéticamente desagradable, descrito como completamente carente de atractivo, casi en sus cuarenta años, mandón, desdeñoso con aquellos que le son cercanos y sin embargo, con cualidades que van resaltando conforme se revelan ante los ojos de la joven Jane Eyre.

Ella tampoco entra en el paradigma de las heroínas de novela. Pequeña, sin atractivo físico ni riqueza alguna, tampoco habilidad para la música, ni siquiera una personalidad que resalte ante las demás, pero su modo de pensar y su capacidad de análisis compensan todas sus faltas.

Spoiler en el siguiente párrafo (selecciona para leerlo):
> Luego parece que todas las telenovelas tomaron su esquema de aquí. La joven se enamora de su patrón, él está comprometido con otra, el compromiso se rompe y él le pide matrimonio. Luego no pueden casarse por alguna razón, se alejan, aparece otro tipo que también le pide matrimonio, ella lo rechaza y vuelve a los brazos de su verdadero amor. <

A pesar de ser una novela romántica, ella no se desvive en describir la intensidad de su amor por él. Aunque en el momento de la separación, si me pareció extraño la ausencia de los pensamientos de pena y angustia.

En cuanto al final, su vivieron felices para siempre tiene algunos aspectos un tanto trágicos y el destino de Mr. Rochester es bastante doloroso y me dejó ligeramente perpleja. Puede que no sea del gusto de todos los paladares literarios, pero no por ello deja de ser una historia que vale la pena leer.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *