Todólogos

todólogo, ga.

1. m. y f. despect. coloq. El Salv. y Hond. Persona que cree saber y dominar varias especialidades.

En mi opinión, la definición de la Real Academia Española se queda corta. Los todólogos ya no son aquellos que creen dominar varias especialidades, sino aquellos que se ven obligados a saber un poco de todo y todo de nada.

Hoy en día, el término todólogo se le aplica a la gente que tiene que hacer de todo, incluso aquello para lo que no está¡ preparado y a los diseñadores nos viene muy bien aplicado la mayor parte de las veces.

No entendía a la perfección la todología hasta que me tocó realizar el proyecto de graduación. Me tocó hacer con una revista el trabajo que en una redacción la hacen hasta seis personas y pude hacerlo porque tení­a la referencia de cómo lo hacían estas seis personas.

Lo ideal (en términos utópicos) serí­a que siempre hubiera una persona para cada tarea, lo que me recuerda las primeras clases de Publicidad cuando cursaba el cuarto perito, donde nos describí­an una oficina donde uno se encargaba de los textos, otro de las fotografías, etc. El ideal (otra vez utópico) del profesor era que nosotros en los grupos de trabajo imitarmos las agencias publicitarias de los libros de texto, pero siempre resultaba un todólogo (por lo general, todóloga) que terminaba haciendo todo el proyecto, o la mayor parte de éste.

En la universidad no cambió mucho, excepto que allí­ los catedráticos ya estaban más al tanto de la realidad del medio y nos insistían con su eterna frase: “Los diseñadores deben saber de todo un poco” o “Hay que saber de todo para poder sobrevivir”. Y de nuevo, los todólogos de los grupos de trabajo no podí­an estar más de acuerdo.

Aunque yo fuí­ esa todóloga muchas veces, realmente no lo comprendí hasta que realmente tuve que hacer algo para lo que (técnicamente) no estoy preparada.

Mi cliente (aunque le trabajaba ad honorem, era mi cliente) se mostró muy entusiasmado al inicio del proyecto, pero cuando fue de proporcionarme el material descubrí­ por experiencia propia las bromas, anécdotas y quejas sobre la rogadera a la que se llega.

Conseguí fotografí­as por mi cuenta, pero el acuerdo era que ellos iban a redactar los artí­culos. No soy reportera ni nada por el estilo y, aunque estuve dos días tomando fotos en algunos eventos, no tení­a la menor idea de cómo había resultado todo. Si yo escribo es más por gusto que por formación, sin embargo, entre las novelas y los blogs me dieron bastante práctica en redacción de artículos y por eso, cuando me tocó generar el contenido basado en tablas estadí­sticas, pude hacerlo.

Nos pasamos todo el semestre recibiendo clases de redacción y por los comentarios del profesor y mis compañeros, no puedo evitar preguntarme cómo les habría ido a ellos de encontrarse en la misma situación.

Este blog es otro ejemplo. Mi especialidad es Diseño Editorial didáctico Interactivo. He estado dos años y tanto ejerciendo como diagramadora. Como dije en alguna ocasión, mi lenguaje es CMYK. Sin embargo, tanto tiempo en internet me lleva a pensar que no puedo detenerme sólo en eso y por eso me puse a aprender todo lo relacionado con RGB. Voy a pasos de bebé, y este blog es el resultado de mi primera disección a WordPress y lo que eso involucra.

Siempre he dicho que mientras pueda aprender algo nuevo, seguiré buscando aprender, pero no puedo evitar pensar… ¿Realmente cuánto podemos abarcar?

P.D. Cada uno destaca en algo que a alguien más le puede faltar. Mi especialidad son los libros (en todos los aspectos), así­ que si puedo ser de ayuda para alguno no dude en preguntar.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *