La pared de piedra

stonewall

Observa esta pared. ¿Qué es lo que ves?

Sí, lo sé. Está formada de piedras, pero, ¿qué más ves?

Te diré qué es lo que veo yo.

No hay una piedra que sea igual a la otra, ni en tamaño ni en forma, ni siquiera los colores son exactamente los mismos, aunque sí muy parecidos.
Tampoco todas las piedras son del mismo material. Algunas son porosas, otras son más compactas.

Ahora te preguntas, ¿y eso qué tiene?

Pues verás.

La vida es así, una pared hecha con piedras.

Sí. Piénsalo bien. ¿No me crees?

Así como no hay una roca igual a otra, no hay una experiencia en tu vida que sea exactamente como las otras que has tenido. Puede ser muy parecida, pero no es lo mismo ni tiene el mismo peso o textura.

Pero va más allá de eso.

Fíjate bien en la pared otra vez.
¿Ves todas las piedras pequeñas que parecen no tener un propósito más que rellenar un espacio vacío?
Intenta retirar alguna y cambiarás por completo la estructura, resistencia y aspecto de la pared.

Así son nuestras vidas. Incluso cada pequeño detalle, por mínimo que parezca, le da forma a lo que somos.

Al final, todos tenemos un propósito. Esta puede ser la pared de un jardín, puede ser el hogar de alguna persona… tantas posibilidades.

¿Cómo va la pared de tu vida?

Entradas relacionadas:

2 thoughts on “La pared de piedra

  1. Hermoso pensamiento, me gustó sobre todo el detalle que dices de las piedras pequeñas. Resaltar su importancia es fundamental, ya que aunque parezca pequeña e innecesaria, toda la pared podría derrumbarse por su falta.

  2. Woow…! Que buen articulo Maite! Lo mejor de todo, es que la pared de nuestras vidas se va haciendo cada día mas grande, con las nuevas experiencias que se van añadiendo.

    Felicidades por esta entrada!

Responder a daPhyre Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *