Separación

—¿Qué haces? —me preguntaste aquel día cuando viste que preparaba mis maletas.
—Me voy, no lo aguanto más, no soy feliz aquí.
Tu rostro se llenó de tristeza y tus ojos no tardaron en empaparse del dolor que se desbordaba en tu interior, mas tu sonrisa no dejó de curvarse en tus labios ni me recriminaste el abandono.
—¿A dónde irás? —Tu voz sonó temblorosa, pero no dejabas de mostrar tu preocupación por mí.
—No lo sé, me llevo todo lo que poseo y ya veré cómo me las arreglo.
Ni siquiera te di tiempo a decir adiós, tomé cuanto poseía en el mundo y me lancé sin tener donde dejar caer la cabeza.
Nunca te conté el infierno que viví después de eso. Sin tu cuidado, sin tus atenciones, me sumergí en un abismo de auténtica miseria y me convertí en el más desdichado de los hombres.
Jamás te agradecí los momentos felices y tu apoyo en los momentos dificiles. Me concentré en lo miserable que me sentía entre aquellas cuatro paredes, sin percatarme que era yo mismo quien disfrazaba de infierno aquel pedacito del cielo en el que fui feliz tanto tiempo.
Me daba vergüenza presentarme ante ti otra vez, con el fracaso entre mis manos. Trabajé arduamente hasta que pude volverme un hombre de éxito y me sentí listo para volver contigo.
No estaba preparado para que alguien más te hubiera llevado lejos. Tanto tiempo sin saber de tí y no imaginé que te arrebatarían de mi lado.
Mírame ahora, soy un mejor hombre gracias a tí. Puedes estar tranquila, porque yo sabré salir adelante.
Aunque la muerte nos haya separado, yo siempre estaré agradecido contigo, mamá.

Entradas relacionadas:

10 thoughts on “Separación

  1. Tengo la bendita gracia de que mi Madre aun me acompañe pero de veras te quiero felicitar por la lectura que me regalaste, captaste aquello que uno mira en una madre y lo que alguna vez busca uno demostrarle, “…soy un mejor hombre gracias a ti…”, de veras te felicito. :’ )

  2. Frente a mi está sentada mi madre, es raro verla alli, quieta, porque su naturaleza no es esa. Está enferma y se vio obligada a detener su permanente ir y venir.
    Tu post me duele, especialmente ahorita. Y mucho.
    Pero me abre los ojos para disfrutarla lo mas posible hoy.

  3. Cuando empecé a leerlo me preguntaba quién se despedí­a de quién, pasó una separación de pareja, de amistad, luego el rostro de mi papá cruzó mi mente… hasta descubrir el desenlace. Muy buen escrito =).

    Gracias por recordarle a uno lo importante que es apreciar lo que se tiene y lo qe uno cree qe le falta:
    “sin percatarme que era yo mismo quien disfrazaba de infierno aquel pedacito del cielo en el que fui feliz tanto tiempo”…

  4. es imposible leer esto y no aplicarlo a la propia vida, me puse en el lugar del que se quedaba, con mis seres queridos, esposa, hijos, padres. Personalmente les comparto que he tenido problemas serios con mis padres y estamos distanciados, no pude evitar la tristeza en el desenlace, pues en cualquier momento ellos se pueden adelantar y si fuera en este momento no me lo perdonaria nunca, impresionante relato. Gracias, me ha servido mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *