Noche

Entre las locuras que se me ocurren a medianoche yacen varias historias. Las ideas se quedan en garabatos hechos en el cuaderno que descansa bajo mi almohada, muchas veces hechos en la oscuridad y sin salir completamente del sueño inspirador.

La noche es mucho más productiva para mí en cuestiones de literatura. Leo más durante la noche, cuando todo está en silencio y ataca el insomnio. Mi costumbre de no dormir antes de medianoche se convirtió en la mejor excusa para escribir y leer.

Varias historias duermen en la oscuridad. Magical Four avanza una escena cada noche y espera unos tantos días más a ser traducida en palabras dentro de una computadora o un cuaderno.

También el cuento de Día y Noche, un cuento/fábula/fumada que de vez en cuando me atormenta con mis escenas favoritas.

A veces me da por pasear en los pasillos de la enorme mansión de los Montemayor, tal como lo hicieron Diego y Marcos durante casi una semana.

Hay un ángel, una princesa aventurera, un príncipe zorro, la tragedia de dos hermanos, un romance fatídico, continuaciones que quisiera escribir pero que aún no toman forma… cuentos de terror, de romance, de misterio. Todas me aguardan a la noche para que les preste un poco de atención.

Prefiero la noche al día. El día es más sociable, la noche es solitaria.

La noche, con su manto oscuro, es muy capaz de ayudar a dar a luz las más brillantes ideas.

Entradas relacionadas:

3 thoughts on “Noche

  1. Hola:
    Creo que la noche es mas prodcutiva, por muchas razones, no esta el telefono sonando, no le estan preguntando a uno sobre muchas cuestiones, ni le estan interrumpiedo su actividad, pero eso solo y esclusivamente cuando se tiene un horario vespertino para el trabajo; yo no podria trabajar tarde porque entro al trabajo de mañana y entonces no me levantaria, pero si estoy de acuerdo, la noche es mas propicia, para muchas cosas…..

    Saludos

    1. Es cierto, mi horario incide mucho. Pero recuerdo en epoca de estudios que me levantaba temprano, incluso allí la noche era más propicia para leer, estudiar, escribir, hacer las tareas. Jamás he sido normal en los horarios, lo admito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *